Skip to main content

Consejos de seguridad para viajeros principiantes

Viajar es uno de los grandes placeres de la vida, y hacerlo con seguridad debería ser nuestra prioridad al planificar una escapada. Esto no significa que tengamos que contratar seguros privados, organizar nuestro viaje como si fuésemos a la guerra o planificarlo pensando en todo lo malo que nos puede suceder, sino ser precavidos y tomar algunas decisiones de carácter general para que nada nos estropee nuestras vacaciones. Veamos pues un par de consejos de seguridad para viajeros principiantes:

En primer lugar y lo más importante, es que antes de viajar debemos informarnos de la situación actual de la zona que vamos a visitar. Existe mucha información que nos va a resultar útil como por ejemplo, prepararnos para el clima que vamos a soportar o diseñar rutas alejadas de las llamadas “zonas calientes”. Lo más importante es que sigamos los consejos de las personas que conozcan el lugar y nos informemos de sí existe algún conflicto en la zona. Estos conflictos a los que nos referimos no tienen por qué ser siempre a guerras o zonas inseguras, sino también a cómo perciben a los visitantes en la región. Esto último puede ahorrarte más de un disgusto.

En segundo lugar, hazte siempre con una pequeña libreta donde apuntes los teléfonos de interés del lugar. Además de la dirección y teléfono del lugar donde te alojas, es importante que memorices números de emergencia como la policía, los bomberos, la ambulancia o el consulado. Lo más probable es que no tengas que utilizarlos jamás, pero en caso de emergencia esto puede ahorrarte unos minutos esenciales en caso de que pase cualquier cosa.

En tercer lugar, lleva siempre contigo tu documentación en un espacio seguro. Evita los bolsos u otros enseres que puedan robarte en un momento de distracción, y saca siempre una fotocopia de tus documentos para tener guardados en el hotel. Aunque no tengan validez legal, pueden valerte en algunas circunstancias para salir del atolladero. Además, es muy recomendable que no lleves todo tu dinero encima y menos aún junto. Una buena estrategia es esconder algo de emergencia fuera de tu cartera, en algún lugar que tu consideres seguro como un bolsillo interno o algo similar.

En cuarto lugar, nunca dejes nada de valor en los hoteles y menos aún lo lleves encima. A no ser que sea imprescindible, evita llevar objetos de valor que puedan atraer el interés de los pícaros del lugar. Esto es también aplicable a terminales telefónicos o tablets. Con esto no te estamos diciendo que vayas incomunicado, sino que tengas en cuenta tu destino, y sustituyas tu terminal habitual por otro más discreto o más barato en caso de ser necesario.