Skip to main content

Qué ver en Ámsterdam para entender su esencia

Viajar es bueno para el alma y para la mente. Las experiencias que se adquieren al visitar un lugar diferente o sumergirse en una cultura nueva son una de las formas más completas de crecer como persona, de expandir horizontes e incluso de madurar. Es difícil dar con gente a la que no le guste viajar, aunque existan, porque hay tantas formas diferentes de hacerlo que es posible que solo haya que dar con la que más convenga a cada cual. Puedes ir a Tokio o a una casa rural perdida en la montaña, puedes pasarte un mes tumbado en una playa paradisíaca o recorriendo cada pueblo de Camboya. Puedes ir en tren, en avión, en barco, en bicicleta. Si estás pensando en ir a Holanda, acompáñame en este recorrido para saber qué ver en Ámsterdam si realmente quieres hacerte con su esencia.

 

Holanda, el país que lo tiene todo

 

En lo que estaremos todos de acuerdo es en que Holanda es una opción a tener en cuenta si planeas un viaje. Es un país fantástico plagado de belleza natural y su capital es uno de los destinos preferidos por los europeos para hacer una escapada. Ámsterdam, la ciudad de las bicicletas, los canales y los tulipanes, de la libertad y la fiesta, de la cultura y el arte, todo junto y bien mezclado para formar el cóctel de la ciudad perfecta. Reúne tantos mundos dispares que es difícil (si no imposible) hacer una lista sobre qué ver en Ámsterdam sin dejarnos en el tintero experiencias alocadas y paisajes imponentes. Pero vamos a intentarlo.

Para ir abriendo apetito, aquí os dejamos un vídeo de Expedia con una breve guía turística de la ciudad.

 

 

Un recorrido intenso por la capital holandesa

 

Ámsterdam es famosa principalmente por tres circunstancias que moldean la ciudad: los canales, que cruzan toda la capital y son Patrimonio Mundial de la UNESCO, el Barrio Rojo, centro del libertinaje por las mujeres que ofrecen sus servicios desde escaparates, y los coffe shops, que son locales en los que están legalizadas la venta y el consumo de marihuana. Pero está claro que esto no es todo, ni mucho menos, Ámsterdam tiene más que ofrecer al viajero. Cuando aterrizas en la ciudad, una de las primeras cosas que llaman la atención son las bicicletas, que están por todas partes, amontonadas, cientos y miles de ellas por todas las esquinas.

Toda esta capital europea está recorrida por carriles bici, muy bien señalizados y tratados, y los habitantes se toman muy en serio su medio de transporte predilecto. No dudes en alquilar una bicicleta para recorrer cómodamente los barrios, pero sé cuidadoso y señaliza bien tus acciones “al volante”.

 

Qué ver en Ámsterdam

 

¿Qué ver en Ámsterdam si no quiero perderme lo esencial?

 

Al pensar qué ver en Ámsterdam, un estupendo punto de partida sería la plaza más famosa, la Plaza Damm, en la que se encuentran el Palacio Real, el obelisco dedicado a los caídos en la Segunda Guerra Mundial, el Museo de Madame Tussaud y la Iglesia Nueva o Nieuwekerk. Es una plaza enorme y abierta, a menudo poblada por pintores y otros artistas callejeros. Y hablando de artistas callejeros, no puedes perderte Leidseplein, la zona más animada y con mejor ambiente. Siguiendo con áreas de gran interés, en Museumplein se encuentran algunos de los museos más importantes de Ámsterdam: el Rijkmuseum, que es el mayor museo de Holanda con una importante colección de pintura, el Museo de Van Gogh, el Museo del Diamante y el Stedelijk Museum.

 

La historia que corre por las venas de la ciudad

 

Después de los museos llega la historia. La iglesia Oude Kerk fue construida en 1302 y tanto la iglesia como el edificio en sí son los más antiguos de Ámsterdam. Es en esta ciudad también se puede visitar la conocida casa de Ana Frank, la niña judía que vivió escondida aquí con su familia durante la Segunda Guerra Mundial. Las casas flotantes se ubican en los canales de Ámsterdam y actualmente hay más de 2500 viviendas de estas características. Begijnhof es un conjunto de casas construido para alojar a las hermanas beguinas y en este pequeño patio se encuentra la casa más antigua de Ámsterdam y una preciosa iglesia clandestina.

 

Típico barrio en Ámsterdam

 

Ámsterdam para los más curiosos

Si eres un auténtico fan de las curiosidades, analicemos qué ver en Ámsterdam para quedarte boquiabierto. Un punto neurálgico y visualmente interesante es el Mercado de las Flores. En funcionamiento desde el año 1862, el Mercado de las Flores no es sólo un atractivo turístico, sino también el lugar preferido por los locales para comprar flores y plantas. Y si de plantas va la cosa, tenemos que hablar de Vondelpark, un parque con más de 10 millones de visitantes cada año. Es el parque más conocido de Ámsterdam y de toda Holanda, así como un lugar ideal para dar un largo paseo y relajarse en medio de la gran ciudad. Una curiosidad divertida es la casa más estrecha, en la calle Singel, número 7. Es tan ancha como su puerta de entrada.