Skip to main content

Qué ver en Cartagena de Indias, Colombia

No hay nada mejor para animarnos a viajar que presentar alguno de esos destinos que a los europeos nos parecen tan exóticos. En esta ocasión vamos a hablar de Cartagena de Indias, en Colombia. Que nadie se la confunda con la ciudad española de la provincia de Murcia, también interesante para visitar pero de la que hablaremos en otro post.

Cartagena de Indias es una ciudad caribeña que contrariamente a lo que pudiéramos pensar, tiene mucho que ofrecernos. Durante años fue uno de los destinos preferidos por las parejas enamoradas españolas que decidían pasar su luna de miel en este destino, y quizá por eso la hemos asociado con grandes playas, mucho sol, fiestas lujosas y poco que ver. La realidad dista mucho de esto y es el lugar perfecto si quieres perderte entre las calles con ambiente histórico, las casas coloniales o las historias de piratas y corsarios.

Para visitar Cartagena de Indias con tres o cuatro días es suficiente, aunque pases el tiempo que pases, nunca te vas a cansar porque cuando hablamos de qué ver y qué hacer en Cartagena de Indias, es un no parar. La ciudad, como todas las villas históricas que crecen con los nuevos tiempos, es un lugar de contrastes. Además está dividida en tres espacios o zonas distintas que te facilitaran muchísimo conocer el lugar.

qué ver en cartagena de indias

El primero de ellos es la ciudadela colonial. Atravesando unas murallas simbólicas que delimitaban el perímetro de la ciudad protegiéndolo de los ataques piratas, se encuentra la parte más histórica y bonita de Cartagena. Las construcciones de ambiente colonial nos transportan a otra época, con balcones blancos de madera y estatuas en los centros de las plazas. Destacan sobre todo las construcciones civiles como la casa de la aduana, la iglesia o el convento de San Pedro. Éste último por cierto, levantado por los jesuitas allá por el siglo XVII en plena época de las misiones. Ésta es la zona más bonita de la ciudad, y donde sin dudarlo, pasaremos más tiempo.

La segunda zona, ya fuera de la muralla, es el barrio de Getsemaní. Se trata de una zona señalada como conflictiva, donde podremos encontrar un sinfín de hoteles y restaurantes económicos. No debemos tener miedo a movernos por aquí, aunque sí es cierto que por la noche tendremos que tener un poquito más de cuidado. Es una zona de prostitución y drogas.

La tercera parte de la ciudad es la que comprende las zonas playeras de bocagrande y el laguito. Aquí se encuentran los grandes complejos hoteleros del todo incluido, y las grandes fiestas nocturnas. En realidad, esto nada tiene que ver con la verdadera Cartagena colonial y no es más que la engañifa turística de sol y playa caribeña. Aunque sinceramente, si lo que estoy buscando son playas caribeñas hay otros destinos bastante más atractivos.