Skip to main content

Qué ver y qué hacer en Moscú, una capital colosal

Moscú contaba en el 2012 con la escalofriante cifra de 11,92 millones de habitantes, información que nos da una primera aproximación a la idea de que la capital de Rusia es una urbe imponente. Un segundo dato: Rusia ocupa una superficie de 2.511 km². ¿Esto es mucho o poco?, no estamos muy habituados a pensar en kilómetros cuadrados. Pues bien, para que puedas imaginártelo diré que Madrid “solo” cuenta con 604,3 km², lo que hace que Moscú sea más de cuatro veces mayor. Para una ciudad de estas dimensiones, resulta complicado elaborar un plan sobre qué ver y qué hacer en Moscú sin quedarnos cortos.

 

Moscú, fascinante y curiosa

 

Y es que solo hace falta echarle un primer vistazo a la Plaza Roja, al Kremlin o al mapa del metro para asustarnos un poco ante el tamaño de esta capital tan moderna como tradicional, en la que podemos observar diferentes contrastes. Pero también es cierto que Rusia, y en concreto su capital, cada vez se abren más al turismo y reciben un mayor número de visitantes intrigados por lo fascinante de su arquitectura y de su colorido. Échale un ojo a este vídeo de 10 curiosidades del canal Criticalandia sobre la capital antes de bucear en la lectura de sus monumentos más famosos si quieres adentrarte en los secretos sobre qué ver y qué hacer en Moscú.

 

Lo imprescindible sobre qué ver y qué hacer en Moscú

1. La Plaza Roja

 

Es la insignia y distintivo de Moscú y hasta se podría decir que de Rusia. Como al pensar en América se nos viene a la cabeza la Estatua de la Libertad o para Francia la Torre Eiffel, el punto neurálgico y romántico de Rusia probablemente sea esta plaza. Alrededor de la Plaza Roja, además, se encuentran algunos de las otras construcciones imperdibles de la ciudad, como el Kremlin el Gum o la Catedral de Cristo el Salvador.

 

Qué ver y qué hacer en Moscú

 

2. El Kremlin

 

Detrás de esta fortaleza grandiosa conocida por sus muros de ladrillo rojo de 18 metros se encuentran algunos de los objetos históricos más destacados de la ciudad. El Kremlin cuenta con cuatro catedrales (que se dice pronto), un museo militar, otro museo más dedicado a los diamantes y la Gran Torre del Campanario de Iván el Grande. Realmente podrías llenar un día entero de tu visita a Moscú con esta visita si te propones conocer a fondo todo lo que ofrece, contando los edificios del poder político ruso, la residencia del presidente y el moderno edificio del Senado.

 

3. La Catedral de San Basilio

 

Sin alejarnos mucho del Kremlin, podemos ver alzarse las características cúpulas de la Catedral de San Basilio, postal inconfundible de Moscú por sus colores vivos y su arquitectura que se aleja un poco más de los clásicos edificios de Europa occidental. Es un templo ortodoxo convertido en museo, sin duda el foco de muchas miradas ya desde que se entra a la Plaza Roja, además de ser el edificio más fotografiado de la ciudad.

 

Catedral de San Basilio

 

4. La calle Arbat

 

Esta calle peatonal, la más famosa de Moscú, alberga un montón de vida y de artistas callejeros. En esta calle se respira un aire bohemio muy acogedor está animada a cualquier hora del día. No se encuentra lejos de la Plaza Roja y por tanto está en pleno centro, por lo que tarde o temprano darás con ella aunque no esté en tus planes.

 

5. El metro de Moscú

 

Como ya hemos comentado, es gigante. Cada estación tiene su propio estilo y entre las favoritas de la mayoría están las estaciones de Komsomolskaya y Slavyansky Bulvar. El metro es el medio de transporte idóneo para moverse por la ciudad a pesar de que todos los carteles te los encontrarás escritos en cirílico. Con más de 200 estaciones diferentes, el metro de Moscú es espectacular por sus detalles artísticos, así como por su arquitectura en general. Es mucho más que un medio de transporte, es una visita obligatoria entre las curiosidades que hay que ver y hacer en Moscú.

 

Metro de Moscú

 

6. El Museo de la Cosmonáutica

 

En Moscú hay mucha cultura, mucho arte y multitud de museos para visitar. Pero queremos recomendarte este en concreto por su gran interés y originalidad. Es natural sentir un interés genuino por el espacio exterior y por su conquista porque hablamos de un lugar, de un ambiente, completamente inaccesible para la mayoría de los humanos. Este museo nos cuenta el poder y la historia de Rusia en la nueva era especial. Satélites, trajes espaciales, cápsulas y cualquier objeto venido del espacio tiene cabida en este Museo de la Cosmonáutica.

La ciudad está llena de misterio y belleza, y es tan apasionante como inabarcable. Si estás planeando un viaje a esta capital, que tiene 5 aeropuertos y 9 estaciones de tren, no te angusties con listas sobre qué ver y qué hacer en Moscú porque probablemente tendrías que quedarte a vivir por allí un par de años (mínimo) antes de estar seguro de que la conoces realmente.